La Humilde Opinión

Estamos en la era de la humilde opinión.

Y es que en el camino de nuestra maternidad estamos todo el rato esquivando los bombazos de las opiniones de la gente.

Porque curiosamente todo el mundo sabe más acerca de la maternidad, de tu hijo o hija y de tu vida que tú.

Todas y todos lo harían mejor que tú, más rápido y seguramente de manera más eficiente.

Y es que cuando se trata de querer explicarte cosas las cuales nunca has pedido opinión, te asaltan 20000 cuñados y cuñadas a darte las lecciones que te van a salvar y tienes que pararte pacientemente a que vomite el veneno que muchas veces te quieren soltar, recordándote una y otra vez que :- oh! Mi ama eres mi salvadora.

Yo tengo un radar para la gente que da su humilde opinión, los cazo al vuelo, tanto en la vida cotidiana como profesionalmente.

Son esa gente que se acerca muy despacito con los ojos muy abiertos queriendo ayudar, pero no, no quieren ayudar quieren verter cosas que realmente dañan.

Y luego hay gente maravillosa que te leen desde la distancia y ayudan muchas veces con pocas cosas que te digan, hay personas que sanan, que alientan,  que sientes que te quitan peso de arriba, que ayudan realmente y hay personas que lo que hacen es ponerte losas, además SUS losas. Te absorben, te tratan con condescendencia, paternalismo y además buscan que las necesites una y otra vez.

Es por ello que esas opiniones cargadas de necesidades desplazadas tienen muchas veces otras intenciones.

Por ejemplo, hace muy poco un grupo de una compañera mía, hablaban sobre portear niños mayores.

La chica alegaba que con X edad el/ la niñ@ era lo suficientemente mayor para caminar por si mismo, y que si el contacto se podía hacer de otra manera, (mezclando churras con merinas) etc. 

Estaba usando un tono humillante, como si hubiese un problema en que otras madres lo hicieran y culpabilizando a l@s niñ@  de querer todavía ser porteados o llevados, además otras personas estaban diciendo que si, que ellas porteaban niños grandes.

Ella además verbalizaba » que, vaya! era su humilde opinión» yo lo que veía era una serpiente sacando los colmillos y escupiendo veneno al resto de mujeres que estaban explicando su experiencia.

 

Y abro otro melón todas las opiniones son respetables? Todas las opiniones y la sinceridad extrema de la que mucha gente alardea muchas veces es daniña. Porque este tipo de personas tiene un mal concepto sobre lo que es la asertividad, sobre lo que es opinar y sobre lo que es la sinceridad.

Cuando parí a Eren. mi cuarto hijo, hacía una semana que había dado a luz y vinieron a verme bastantes personas una de esas visitas la persona me dijo que su hija a la semana de haber dado a luz yo no tenía ninguna barriga que tenía su cuerpo normal como si no hubiera pasado nada.

Y es que menos mal que es mi cuarto hijo y se cómo va el tema y sé que no me estaba pasando absolutamente nada raro a mí porque mi cuerpo estaba como tenía que estar una semana después de dar a luz, que a mí la verdad no me importaba tener todavía barriga embarazada, pero depende de qué persona esos comentarios pueden hacer daño y pueden pensar que están lejos que la normalidad de un post parto en pleno apogeo. No paraba de pensar en cómo estas palabras podían pesar en otras personas, y que esa opinión, comentario, apunte, anexo, frase, era francamente prescindible.

Muchas veces menos es más, porque lejos de querer oír un sermón hay veces que lo que necesitamos es simplemente que nos escuchen, reponernos y continuar.

Por eso cuando vamos a dar nuestra opinión habría que hacernos 4 preguntas la primera es si alguien me la ha pedido? la segunda es cómo se va a sentir la otra persona con lo que le estoy diciendo? la tercera es: es necesario?  y de quién es la necesidad mía o de la otra persona?

Las personas que nos rodean deberíamos de restarnos peso unos a las otras apoyarnos, ser asertivos escuchar nos sobre todo y si no estamos dispuestos a eso al menos apartarse, dejar ser y hacer.

 

Últimos posts
Cadena de vida blog el cuarto sin ascensor

Cadena De Vida

Hazte donante, sigue con la cadena de vida, por ti, por ellos, España va a la cabeza de la solidaridad en donación de órganos

ibclc lactancia materna

IBCLC

Estudiar para el examen IBCLC sin morir en el intento, un camino difícil pero maravilloso